Cali-Verano

Cali-Verano 2018-05-04T23:37:07+00:00

¿QUÉ ES UN CALI-VERANO?

Un CALI-VERANO es un programa educativo basado en la expresión corporal, sobre todo en el juego. Es la organización de un tiempo para que los niños, adolescentes y jóvenes se diviertan, jueguen, convivan y aprendan. Va dirigido a todo niño o niña, adolescente y joven en tiempo de vacaciones sin importar el credo religioso o político. Aunque es de inspiración católica, no tiene afán proselitista.
Los CALI-VERANOS se organizan en el mes de julio y duran tres semanas, de lunes a viernes.
El horario acostumbra a ser de tres o cuatro horas diarias, sea en la mañana o en la tarde.
Para que el niño o el adolescente abandone libremente la televisión y los juegos, a veces el aire refrigerado de la casa o rompa con las dependencias afectivas con sus padres, la propuesta del CALI-VERANO tiene que ser muy tentadora y atractiva. ¡Y sí lo es!Los CALI-VERANOS ofrecen tanto a los niños y adolescentes como a los jóvenes y adultos que los animan como educadores, oportunidades inmensas para su desarrollo y crecimiento personal. Es un beneficio enorme además para la comunidad o institución en donde se desarrolla.
Más información

¿DÓNDE HAY CALI-VERANOS?

  • En Ensenada (Bufa-Veranos)

  • En Mexicali (Cachi-Veranos)

  • En Tijuana (Veranos Felices)

  • En Los Ángeles (Verano Estelar)

LOS TÍOS DEL CALI-VERANO

Los educadores que realizan los CALI-VERANOS se les llama “tíos”. El tío es el educador que acompaña al niño en su proceso educativo a partir de toda la experiencia que se vive  en el CALI-VERANO, siendo consciente que en la medida que educa, el tío es igualmente educado. El tío es el educador del niño sobre todo en su tiempo libre, es decir, en tiempo de vacaciones.

Los TÍOS y TÍAS son voluntarios, mayores de 15 años en Baja California y de 18 años en Los Ángeles, que se capacitan como educadores de tiempo libre para ejercer como tales. Sin embargo, para participar por primera vez como TÍO DE CALI-VERANO sólo se necesita estar dispuesto a hacerlo.

Para ser tía o tío no se precisan más cualidades que el amor a los niños y jóvenes y el deseo de hacerse uno de ellos y compartir con ellos lo mucho o poco que uno sabe y tiene. Se precisa únicamente una actitud abierta para aprender de los niños, de los mismos compañeros y de quienes capacitan.